CASO PABLO IBAR, DUDA RAZONABLE. Artículo de Carlos M. Merino sobre el triple asesinato por el que Pablo Ibar estuvo dieciséis años en el corredor de la muerte

En la imagen, Carlos M. Merino, autor del artículo

“El corredor de la muerte es una pesadilla para los asesinos en serie. Para un hombre inocente, es una vida de tortura mental que el espíritu humano no está preparado para soportar”.

Así reza una de las citas extraídas de la obra de ficción “La Confesión” del autor norteamericano John Grisham. En ella relata el día a día de un reo condenado a muerte y su lucha por demostrar su inocencia en un asesinato que no ha cometido. Paradójicamente este relato no dista tanto de la historia real que vive el hispano-estadounidense Pablo Ibar, preso desde hace más de 24 años por triple asesinato (16 de éstos en el corredor de la muerte). Tras ser hallado culpable después de un tercer juicio, podría ocasionarle una nueva condena a muerte.

Pablo Ibar es conducido a la prisión de Florida (EE.UU.) después de que concluyera el jucio

Así las cosas, intentaremos exponer las pruebas que le han conducido a un nuevo veredicto de culpabilidad y aquellas otras que claman por su inocencia no sin antes entrar en antecedentes.

ASESINATOS

Todo comienza el 27 de junio de 1994 en Miramar (Florida, EE.UU.). Casimir Sucharski dueño del club nocturno “Casey’s Nickelodeon” es asesinado en su residencia junto a las bailarinas Sharon Anderson y Marie Rogers. Una cámara de seguridad instalada en la vivienda días atrás capta toda la escena. Dos individuos encapuchados irrumpen en la propiedad a punta de pistola. Después de amordazar a Sucharski y a sus dos acompañantes comienzan a registrar la casa en busca de dinero y joyas. Finalmente, trascurridos 20 minutos de rastreo, acaban con la vida de los tres ocupantes. Antes de abandonar la escena del crimen uno de los asesinos desenrolla la camiseta que le cubría la cara para secarse el sudor, dibujando ante la cámara una imagen borrosa de su rostro. A la postre esta será la prueba más contundente de la fiscalía contra Ibar.

Casimir Sucharski, Sharon Anderson y Merie Rogers, victimas del triple asesinato de Mirarar (Florida).

Dos semanas después de los asesinatos, Pablo, que por aquel entonces contaba con 22 años y andaba metido en el trapicheo de drogas, es detenido por el asalto a un domicilio en lo que se cree que era el cobro de una deuda por cocaína. El modus operandi resulta similar al visto en los crímenes de Miramar. Los inquilinos son amordazados, incluida una mujer embarazada. Finalmente, uno de los inquilinos consigue zafarse y avisar a la policía.  Pablo Ibar es detenido en pleno acto. Ya en dependencias policiales un agente cree reconocer a Ibar como uno de los homicidas de Sucharski y de las bailarinas captados en el video y, según consta en autos, el oficial le dice: “Te tengo”.

PROCESO CON IRREGULARIDADES

Así comienza este drama humano y judicial que dura ya más de 24 años en el que Pablo sigue luchando por demostrar su inocencia, después de que el primer juicio, junto al otro acusado Seth Peñalver (exonerado en 2012), fuera declarado nulo al no obtener unanimidad. Ibar es finalmente condenado a muerte en el año 2000 en un proceso plagado de irregularidades y testimonios dudosos. En 2016 el tribunal supremo de Florida revoca la sentencia a muerte y le concede la oportunidad de un nuevo juicio al considerar que las pruebas eran escasas y realmente débiles, así como el hecho de que el acusado no pudo contar con una defensa eficaz. Su abogado fue detenido varias veces por otros motivos, incluida la violencia de género, durante el proceso.

Arriba, Ibar junto a sus abogados en el juicio celebrado en enero de 2019. Abajo, el juez Bailey que presidió el tribunal

La realización del tercer juicio en enero de 2019 arroja un nuevo veredicto de culpabilidad para sorpresa de muchos, principalmente su familia. Las pruebas expuestas por la fiscalía son “escasas y débiles” como expuso el tribunal supremo y se basan más en meras conjeturas que en hechos probados. La cinta de video ha sido la principal baza por parte de la fiscalía para apuntar a Ibar como uno de los criminales, si bien la calidad de la imagen es tan defectuosa que apenas se puede adivinar una silueta. Para tumbar dicha prueba la defensa aportó el testimonio del experto en reconocimiento facial Raymond Evans que determinó que «La calidad del material recibido era muy pobre» y las «imágenes de baja resolución». Afirma además que existen «diferencias notables» en ambas caras. El tipo de cráneo de Ibar es «pentagonal», frente al del asesino, «más redondo», así como otras partes del rostro como las cejas, la boca, las orejas, los huesos de las mejillas y la nariz. «No tienen la misma configuración las cejas del asesino y las de Ibar», resolvió Evans. Para sorpresa de la fiscalía, su propio perito, el experto en procesos comparativos de imágenes del FBI George Scaluba, concluyó que tras estudiar en su laboratorio numerosos fotogramas de este video en blanco y negro de baja resolución, y una vez comparadas con fotografías de Ibar, no puede «ni identificar ni eliminar» al acusado.

ADN

Otra de las pruebas utilizadas por la acusación ha sido una coincidencia parcial de ADN en la camiseta encontrada en la escena del crimen con la que el asesino se cubrió el rostro y con la que éste se secó el sudor como quedó recogido en la grabación. La camiseta, recibida en el laboratorio en una bolsa con el precinto abierto, fue sometida a cinco pruebas de ADN diferentes desde 1994. Todas resultaron negativas, incluida la comparativa de pelos y saliva encontrados en ella. Asimismo, de las 145 huellas dactilares halladas en la casa ninguna coincidía con las de Ibar.

En 2016, una vez sabido que se celebraría otro juicio, una nueva prueba arroja coincidencias parciales. El software utilizado genera discrepancias entre muchos expertos que creen que no es fiable; la cantidad de ADN encontrada es tan mínima que sería insuficiente para ser imputado en España. La defensa alega que esto se debe a una contaminación y a una pobre cadena de custodia de todas las pruebas que culminan con el borrado manual en dependencias policiales de dos cintas de vídeo del club donde se ve a dos hombres (que no coinciden ni con Ibar ni con Peñalver) amenazar a Sucharski el mismo día de los asesinatos y de las cuales la defensa no tiene constancia hasta 2012.

En la foto, Pablo Ibar jun to a su mujer, su padre y su hermano. Imagen tomada en la prisión de Florida (EE.UU.)

TESTIMONIOS INTERESADOS

Así, como última prueba la fiscalía utilizó el testimonio aportado en 1994 por Gary Foy, vecino de Sucharski, que dijo haber identificado a Ibar a través del retrovisor de su coche mientras este huía en el vehículo de la víctima. En su nueva declaración alegó: “No quería meterme en líos; el tipo que reconocí podría ser Ibar o cualquier amigo mío de los bolos”. A todo esto se une el testimonio de varios testigos aportados por la acusación en los juicios anteriores que han declarado que otorgaron “testimonios interesados” previo pago de una cantidad de dinero por parte del responsable policial del caso, Paul Manzanella, para inculpar a Ibar y Peñalver. El propio Manzanella confesó que ignoró una posible vía de investigación ante el testimonio de JC McGill, que acudió a comisaría para denunciar que su jefe le había ordenado quemar el vehículo de Sucharski. McGill fue asesinado al día siguiente a la salida de un club nocturno.

 Con todo, nos volvemos a encontrar en enero de 2019 ante un veredicto de culpabilidad, incluida la retractación de uno de los miembros del jurado que además alegó presiones durante la deliberación. En el momento de escribir este artículo, y a la espera de que se fije la condena, ésta, según la ley norteamericana aplicable en el estado de Florida, solo puede ser de cadena perpetua o pena de muerte. Cualquiera de los dos escenarios es horrible para un ser humano, pero especialmente para aquel sobre el que pesa una duda más que razonable, como creo que ha quedado expuesto. Los abogados de Ibar ya han anunciado que recurrirán. El caso Pablo Ibar sigue abierto.

(*) Carlos M. Merino es un estudioso del caso Pablo Ibar que ha seguido durante años desde España, Gran Bretaña y Estados Unidos. Defensor de un juicio garantista para Ibar, se postula por la abolición de la pena de muerte.

(*) NOTA AMPLIATORIA DE LA REDACCIÓN. En mayo de 2019 el jurado condenó finalmente al hispanoestadounidense Pablo Ibar a cadena perpetua por los hechos de que se le acusaba, eludiendo de este modo la pena de muerte. La defensa de Ibar anunció que recurrirá la sentencia con el fin de que se celebre un nuevo juicio que le exonere de responsabilidad por el triple crimen de Florida (EE.UU.), en 1994, del que se declara inocente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *